lunes, 23 de noviembre de 2009

Manuel de Falla cumple hoy 133 años


Nuestro carismático Manuel de Falla, sagitario él y raro como todos los sagitarios que conozco (un abrazo Julio, cuantas carcajadas pegamos juntos de vez en cuando), es mundialmente conocido por un puñado de composiciones que siempre podremos escuchar en directo o en grabación y que no hace falta recordar aquí; sin embargo, en su pequeño catálogo podemos encontrar deliciosos bombones rellenos de suave licor como el que hoy os voy a proponer escuchar: Psyché (Melodía francesa para Mezzo-soprano, Flauta, Harpa, Violín, Viola y Violoncello).

El Palau de la Música de Barcelona acogió el 9 de febrero de 1925 el estreno de Psyché, compuesta por Falla sobre un poema de Jean-Aubry. Uno de los hallazgos del músico en esta obra resultó de su decisión de trasladar la escena mitológica presente en el poema original al ámbito del Peinador de la Reina en la Alhambra, situando la acción a principios del siglo XVIII. El propio Falla lo explicó así en un texto incluido en la partitura impresa de Psyché:
Recordando que Felipe V y su mujer Isabel de Farnesio vivieron hacia 1730 en el Palacio de la Alhambra, he imaginado, al componer esta Psyché, un pequeño concierto de corte que tendría lugar en este Tocador de la Reina que, situado en una alta torre, descubre un panorama verdaderamente espléndido.
Vamos a oír una versión de Psiché cantada por Victoria de los Ángeles con miembros de la Orquestra de Cambra Teatro Lliure bajo la dirección de Josep Pons.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Feliz día de Santa Cecilia para todos los Músicos-Poetas

Estatua yacente de Cecilia en la catedral Sainte Cécile, en Albi (sur de Francia)

Cecilia de Roma, más conocida como Santa Cecilia (en latín Sancta Caecilia), fue una noble romana martirizada según la tradición por su conversión al cristianismo.
En la Iglesia Católica y en la Ortodoxa, es la patrona de la música, de los poetas y de los ciegos.
El órgano y el laúd (además de las rosas), son atributos obligados en sus iconografías más habituales. En honor a ella, un importante movimiento de renovación de la música sacra católica de finales del siglo XIX recibió el nombre de cecilianismo.
Son numerosas las composiciones musicales en su honor; hoy, para celebrar este día tan señalado para todos los Músicos-Poetas, he elegido el poema Anthem for St. Cecilia’s Day (Himno al Día de Santa Cecilia) que Willian H. Auden escribió especialmente para el compositor Benjamin Britten nacido precisamente el Día de Santa Cecilia de 1913, el cual puso en música para coro mixto a capella. Estos dos hombres, ambos británicos, eran amigos muy cercanos; a principios de los años cuarenta incluso vivían en la misma casa que compartían con el tenor Peter Pears, compañero de toda la vida de Britten. Eran gays, en una época en que había mucho menos aceptación de la homosexualidad que la que existe ahora, incluso entre escritores y músicos. En esta poesía y en su tratamiento, se pueden encontrar pasajes sensuales, referencias a la inocencia perdida y varios dobles sentidos. Auden conocía bien la depresión que Britten sufrió toda su vida, y su lucha con la culpa y la autoaceptación.
El siguiente vídeo recoge una interpretación del Coro Santa Cecilia de Helsinki en Finlandia. Este coro de aficionados está dirigido por el Maestro Dag-Ulrik Almquist y suena ansí:



domingo, 15 de noviembre de 2009

Amadeo Vives cumple esta semana 138 años

Es uno de los más grandes compositores de nuestro Teatro Lírico Español. En varias ocasiones, he tenido el honor de poder dirigir su obra maestra Doña Francisquita, inspirada en La discreta enamorada de Lope de Vega. Arriba, podéis oír un dúo que a mi especialmente me gusta mucho y que curiosamente cada vez que lo he dirigido, debido quizás a su dramatismo, nadie ha aplaudido... El público se queda petrificado y anonadado ante la maldad de esa mujer fatal que es Aurora la Beltrana, intentando una vez más encandilar con sus encantos venenosos a Fernando, para alejarlo de su nuevo amor Francisquita. Aurora representa a tantas mujeres que no viven, pero tampoco dejan vivir... A esas mujeres inquietas que buscan un amor cada día, pero no dejan de estar pendientes de su amor verdadero, aquel que ellas saben que es el único que las puede hacer feliz, pero al que continuamente desprecian y pisotean. Cuando perciben que ese amor puede ser perdido para siempre, vuelven a escena con más ímpetu, pero siempre El Universo está al acecho y, finalmente, acaban siendo ellas mismas las depreciadas por todos. Como la vida, Doña Francisquita es siempre un retorno a la eterna juventud y así termina siempre, para volver a empezar...