jueves, 2 de julio de 2009

Hoy se celebra el 295 aniversario del nacimiento de Gluck

Tras unos días de "descanso" en el blog, que me han venido muy bien para estar más centrado en el final de este curso que ha sido a la vez que agotador muy divertido, vuelvo con los cumpleaños (menos mal que durante estos días no ha habido ninguno relevante para la historia de la música; si lo ha habido, yo no me he enterado).
Hoy le toca el turno a un reformador del siglo XVIII, que luchó contra las modas de la ópera italiana de su época y que ha pasado a la historia con el apodo de "El Miguel Ángel de la Ópera"; Christoph Willibald Gluck.
La tercera de sus llamadas "óperas de reforma", la menos representada en nuestros días, es sin embargo la más querida por mi. Se llama "Paris y Elena" y quienes hayan leído a Homero en seguida querrán conocer esta obra... No voy a hablar de ella, hay mucha información y grabaciones, pero sí voy a poner un fragmento, "O del mio dolce ardor", el más conocido quizás, cantado por Teresa Berganza y especialmente dedicado a mis alumnos, porque será un buen ejercicio para ellos leer la partitura que aparece en el vídeo que inserto más abajo mientras escuchan.
El papel de Paris ofrece hoy la dificultad de encontrar un cantante apropiado, pues se escribió para una voz de castrato bastante alta. Las arias de Paris se han adaptado para voz de tenor con transposiciones a una octava inferior, o para sopranos y mezzo-sopranos.
Oigamos a Teresa Berganza mientras leemos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Volaron a las esferas: