jueves, 11 de junio de 2009

Hoy cumple 145 años Richard Strauss


Se acerca el solsticio de verano y con él, la historia de Juan el Bautista. Nuestro compositor de hoy tiene, entre sus óperas, una que, basada en una obra de Oscar Wilde, SALOMÉ, nos cuenta la siguiente historia relacionada con este profeta:
En una noche de luna llena, en el palacio de emperador, durante el reinado de Herodes Antipas, hastiada de la fiesta que allí se celebra, la joven princesa de Judea, Salomé, pide ver al extraño prisionero que, alojado en la cisterna, proclama la llegada del Mesías. Es Iokanaan (Juan, el bautista).
Al contemplarlo, Salomé se enamora y le ruega que acceda a sus deseos carnales. El profeta la rechaza violentamente y la maldice. La joven jura venganza, es la primera vez que alguien no accede a sus caprichos.
El pervertido Herodes que gusta de su hijastra Salomé, le pide que baile a cambio de un deseo, sea éste el que sea. Salomé le hace jurar que cumplirá su palabra y, a pesar de las protestas de su madre Herodías, la esposa de Herodes, baila la danza de los siete velos. Luego de bailar, Salomé pide su deseo: la cabeza del profeta en un bandeja de plata.
Herodes intenta desesperadamente satisfacerla con otras cosas para persuadirla de su insensatez.
Pero ella está convencida de que lo único que desea es la cabeza del hombre.
Finalmente Herodes accede.
La ejecución del Bautista es el punto álgido de la obra, no se ve en escena pero la orquesta es la encargada de registrar el momento.
Un guardia entrega la cabeza en la bandeja a Salome que, enloquecida de placer, hace el monólogo culminante de la ópera "Ah, no quisiste besarme, ahora yo te besaré".
Desquiciada, le declara su amor ante la mirada espantada de los presentes. En el momento en que la princesa besa la cabeza sangrante del profeta, Herodes ordena a los soldados que la liquiden.
La danza de los siete velos se ha convertido en la pieza más popular de esta ópera; la podemos disfrutar en el siguiente vídeo grabado en 1990 en Berlín, en el que podemos ver a la soprano Catherine Malfitano bailando mientras suena la orquesta dirigida por Giuseppe Sinopoli:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Volaron a las esferas: