sábado, 23 de mayo de 2009

Ayer cumplió 196 años Richard Wagner



¡SE ME OLVIDÓ POR COMPLETO!

Precisamente por la tarde, mi amigo Manuel el contrabajista me hacía comentarios sobre sus incursiones en este blog y yo le decía: pues la próxima entrada la pondré el día 22, que será el cumpleaños de Wagner... ¡Y estábamos a 22!

Bueno, espero que no me mande a sus Walquirias para atravesarme con sus lanzas, indignado por mi torpe olvido...

Mañana domingo, con un poco de más tiempo, escribiré algo sobre uno de mis más adorados compositores; hoy, me consuelo con volver a poner en este blog lo más cercano que tengo a mano que, precisamente es, según mi maestro Jacques Chapuis, una de las melodías más bellas que jamás se hayan escrito: la obertura de Tannhauser, el único mortal que de verdad ha conocido el amor, por haberlo disfrutado precisamente con la diosa Venus en su monte sagrado...

Cuidado los enamorados, porque esta pieza tiene un gran poder afrodisíaco y, sobre todo, esta versión dirigida por Celibidache... (¡Ay!...)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Volaron a las esferas: