miércoles, 25 de febrero de 2009

Música para la última Luna Nueva del invierno

Frédéric Chopin



Hoy se inicia el último ciclo mensual de este invierno difícil para la salud. Al ser un día de Luna Nueva, no es en absoluto propicio para inicial nada nuevo; es un día de profunda transformación interior. Un momento pasivo, receptivo. Las energías físicas están en su mínimo, la disposición corporal para la desintoxicación, en su punto máximo. Es el momento perfecto para dejar partir todo lo viejo. Para los sabios ancestrales, es un día ideal para el ayuno y la meditación.

¿Qué música puede hoy ayudarnos a meditar, a contemplar pasivamente, a esperar que las energías vuelvan a recargarse?

¡NADA MEJOR QUE CHOPIN!

¿Y Por qué Chopin? Pues principalmente porque este último tramo de invierno, nuestros ojos perciben al sol pasando a través de la constelación de Piscis y, para colmo, la presente Luna Nueva también está en Piscis y, Chopin, ¡ERA PISCIS!

De la inmensa producción chopiniana, os aconsejo para oír mientras brille el sol trayéndonos energías creadoras el preludio Op. 28 nº 11 en Si mayor, tonalidad en la que resuena Piscis; para cuando el sol se ponga y la noche oscura nos ayude a adsorber esas energías y a transformarnos en un lago de relativa calma vivaz (calma chopiniana), lo mejor será saborear el Op. 28 nº 12 en sol# menor, lado sonoro femenino de Piscis. Por supuesto, cualquier otra obra en estas tonalidades nos ayudarán a meditar y a recargar nuestras energías.

Coincide también esta Luna Nueva con la celebración cristiana del miércoles de ceniza, color que se adapta muy bien a Chopin, eternamente enfermizo.

Si queréis disfrutar plenamente mientras esta Nueva Luna se va poco a poco llenando hasta el día 11 de marzo, en que culminará su crecimiento, otros compositores Piscis que os ayudarán en todas sus fases (Luna semilla/sembrar; Cuarto creciente/regenerar; Luna creciente/mostrar; Luna llena/plenitud) son: Georg F. Haendel, Maurice Ravel, Nikolai Rimski-Korsakov, Gioacchino Rosini, Bedřich Smetana, Georg Ph. Telemann y Antonio Vivaldi.

Permitid a vuestra intuición escoger a cada maestro en cada momento idóneo.

Feliz evolución.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Volaron a las esferas: