miércoles, 28 de enero de 2009

¿Te viene bien a las ocho de la mañana?

Joaquín Villatoro

Gratos recuerdos invaden mi espíritu cuando, traspasando el umbral de entrada a una nueva librería abierta en mi ciudad natal, vuelvo a oír resonando dentro de mí la voz de mi recordado Maestro de juventud, D. Joaquín Villatoro: -¿Te viene bien a las ocho de la mañana?- me decía con su acento universal marcado por numerosos viajes, mezclado con cierto aroma andaluz revoloteando entre semicorcheas y trinos y aderezado con una profunda mirada beethoveniana, que me ha hecho pensar siempre en una posible reencarnación...
En efecto, a las ocho de la mañana me citaba para impartirme una de sus clases, siempre magistrales, en las que la música acababa unida a la filosofía, a la política y a todo saber que en cada instante asomara por su estudio, por su aparentemente desordenado estudio de la Plaza Vargas en el que, sin embargo, un orden harmónico vibraba ayudado por las cuerdas de su piano de cola repleto de papeles pautados y presidido por un busto de Beethoven (¿su anterior encarnación?).
La nueva librería (Hojas de Bohemia) no podía haber elegido mejor emplazamiento para iniciar su camino: justo el lugar que treinta años atras acogía el simpático estudio de mi Maestro, estudio que vió nacer sus últimas composiciones y que, tras su marcha a Madrid una vez jubilado, no quiso ser ocupado por ningún tipo de negocio que no respirara por todos sus poros una actividad propia de la condición humana, de la búsqueda del saber con todos sus colores.
Ese mi primer día como cliente de una nueva librería, Chopin me recibió recordándome, a través del hilo musical abierto para alimentar la estancia de magia philarmónica, que a finales de los setenta, mi yo adolescente disfrutaba de la compañía sabia de un ser altamente interesante que muy pocos de mis conciudadanos intentaron comprender. Un ser que, viviendo su profesión (su vocación) en continua guardia, como las farmacias de 24 horas, a la pregunta de su inquieto discípulo -¿a qué hora vengo a la próxima clase D. Joaquín?- respondía sin pensar: -¿Te viene bien a las ocho de la mañana?- Y a las ocho de la mañana estaba yo saboreando sus enseñanzas, sus historias, sus harmonías, sus philharmonías...

3 comentarios:

  1. Cuando uno habla desde el corazón, sus palabras salen armonizadas y llenas de expresión, así suenan las tuyas, dinamizan el alma y dan un empujón a los adormecidos sentidos que de vez en cuando, tienden a inclinarse hacía el abandono.
    Te quiero poeta de las nostalgias.
    Tu más fiel seguidora

    ResponderEliminar
  2. Tú ya lo sabes.
    Me quedaría de nuevo hasta las ocho de la mañana escuchándote.

    Te deseo lo mejor en esta nueva aventura bloggera. Desde "el cuartito de pensar" tienes todo mi apoyo.

    Besos y versos, muchos versos musicales

    siempre.

    ResponderEliminar
  3. Mi más fiel seguidora, mi Hermanita Cósmica, tenías que ser tu la primera en leer mi blog y, como no, la primera en convertirse en fiel seguidora. Ya sabes que tu nuevo Centro de Desarrollo Personal tiene a su disposición a Poeta de los Sonidos que, en principio, está deseando llevar allí su Taller de Musicoterapia. Yo también te quiero Estrella Relumbrante de fuego ariano.

    Que grata sorpresa, que grata alegría recibir casi al unísono un segundo comentario de una persona a la que admiro y también quiero, de una persona mágica a la que también he conocido de forma mágica y que me ha fascinado desde el primer instante. Hemos tenido pocas ocasiones de estar juntos, pero han sido intensas y hemos logrado parar el reloj... Gracias por tu apoyo, ya sabes que tienes el mío y que sigo visitando continuamente "el cuertito de pensar", al que le debo precisamente el conocimiento de la nueva librería de la que aquí hablo. Cuando quieras volver a ver amanecer conmigo no tienes más que desearlo: el Universo te lo concederá...

    A mis dos hadas canto con la mayor afinación posible un GRACIAS por la felicidad que me han inyectado con sus sabrosas visitas.

    Os beso vuestros poéticos pies.

    ResponderEliminar

Volaron a las esferas: